Unos números que maquillan la realidad

Durante estos últimos meses la cantidad de titulares anunciando las oposiciones que se agolpaban en nuestros periódicos y los muros de nuestras redes sociales eran algo impresionante.

“Más de 100.000 puestos de trabajo para sanitarios”, “Salen las nuevas oposiciones de sanidad”… Y un largo etcétera de anuncios que hablaban de las bondades sobre unas oposiciones más que esperadas y necesarias para la sociedad española.

Pero de todo esto, ¿cuántas plazas son para los enfermeros?

Se estima que alrededor de 18.000 plazas serán para enfermeros en toda España. Esta cantidad no cubriría el número de personas que se han jubilado a lo largo de los años cuando se ofertaban menos plazas. Además, también hay que tener en cuenta que hay una estimación en la que cada año se gradúan alrededor de 11.000 nuevos enfermeros.

Estos números no son para nada esperanzadores, teniendo en cuenta además que la población cada vez está más envejecida por lo que necesitará de más cuidados.

¿Se ha dado cuenta el Gobierno de Rajoy sobre las necesidades de la sanidad pública?

La verdad es que ha sido después de incumplir unas cuantas normativas de la UE y de que el propio Tribunal de Justicia Europeo haya salido en defensa de los trabajadores sanitarios hablando de la precariedad en sus puestos de trabajo. Esto no es para menos, puesto que se habla de más de un 30% de trabajadores sanitarios cuyos contratos temporales son para cubrir vacantes habituales.

Conclusiones que sacamos de estas oposiciones:

Tenemos por un lado unas cifras alucinantes en lo que a oposiciones se refieren, una de las más grandes. Sin embargo, desglosadas no son tan impresionantes en lo referente a enfermería.

Estas oposiciones no cubren la demanda de la población respecto a los cuidados necesarios y siguen sin acercarse al ratio enfermera/paciente de la UE, por lo que seguirá existiendo las contrataciones temporales para cubrir huecos. Esto obligará a muchos enfermeros a buscarse la vida en otros países, por ejemplo emigrando al Reino Unido.

Por último, podemos considerar además que hasta que la UE no ha indicado la necesidad de cubrir las vacantes el gobierno no había movido un dedo, por lo que no está muy claro si las personas que nos gobiernan tienen claras las necesidades de la población a lo que a salud se refiere.