Este juego indie ha supuesto una gran revolución en el mercado del videojuego y realmente nos hace preguntar ¿Videojuego o juego de mesa?

Hoy vamos ha hablar de Keep Talking and Nobody Explodes. Este juego tan peculiar el cual nos puede dejar grandes momentos en una fiesta familiar o con amigos.
¡Tirad por la ventana vuestro viejo Monopoly (que ya es hora) y modernizaros!

Lo primero de todo es decir que este juego no es una gran cosa comparándolo con las grandes producciones y además no es un juego para uno solo. Una vez hemos cogido la idea de cómo jugarlo y cómo lo tenemos que tratar, la pregunta que os estaréis haciendo es ¿de qué va esto?

Si me permitís os voy a poner en situación. Básicamente, con un ordenador nos pone en la situación de un experto desactivando bombas en una sala cerrada y alguien fuera de esa sala tiene el manual que posibilita la desactivación de dicha bomba. Por tanto, en este juego necesitaremos una persona que describa los distintos módulos de la bomba y la otra que sea capaz de darnos las soluciones.

Si os fijáis, este juego es lo más parecido a un Escape Room casero:  un ordenador con bajas prestaciones y algo de papel o con lo que podamos leer el manual es suficiente para jugar. Para empezar, aquí os dejo el manual para que podáis jugarlo en castellano y os recomiendo que no lo imprimáis.
Otro pequeño aviso es que este no es el manual 100% original de Keep Talking and Nobody Explodes, ya que es gracias al trabajo de la comunidad que rodea al juego.

Steam le da una oportunidad de oro.

Steel Crate Games, editora y creadora del juego, tiene algo por lo que estar orgullosa gracias a esta creación. Os recomiendo comprar el juego por Steam por el precio de unos 15€ (5€ si son rebajas), ya que podemos encontrar diferentes niveles creados por la comunidad.

Por último, este juego permite usar la realidad virtual o aumentada, pero solo con HTC vive o con Oculus Rift.