En este artículo os mostraremos algunos de los avances en el campo de la medicina y la enfermería que van a marcar el futuro

Los productos que traemos hoy están enfocados a curar y cerrar heridas. Están presentes en los diferentes niveles de atención. Hay que añadir que uno de ellos es de uso exclusivo del ámbito militar.

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico es un polisacárido: está constituido por cadenas de carbohidratos complejos y está presenta en articulaciones, cartílagos y piel, en una elevada concentración. Además, destaca por su capacidad de retener agua y de reconstruir las fibras que sostienen los tejidos de la piel, razones por las que se emplea tanto en medicina estética.

Otros usos que podemos destacar:

  • Sirve para sustituir el líquido sinovial perdido en artroscopias.
  • Se puede emplear en infiltraciones para estimular la producción de colágeno.
  • En el ámbito de la enfermería se emplea de manera tópica: acelera la cicatrización de úlceras, heridas simples y quemaduras.
  • Reduce las cicatrices en el acné severo.

“Lo podríamos describir como un todo en uno, puesto que nos puede salvar de cualquier apuro”.

Se ha convertido en un producto indispensable en las consultas de Atención Primaria y en Residencias de la Tercera Edad. Su eficacia y sus resultados son sorprendentes. Además, al acelerar la cicatrización y la curación de muchos tipos de heridas, conseguimos indirectamente una mayor eficiencia en las consultas de enfermería. Ello contribuye a la reducción de las listas de espera, los costes y los riesgos asociados a una prolongación innecesaria de las curas.

Pegamento biológico

Las heridas accidentales o superficiales son consultas frecuentes en urgencias, sobretodo en las urgencias pediátricas. Muchas de ellas, requieren un aproximación de sus bordes para facilitar la cicatrización y el resultado final de la herida.

Para aquellas heridas más superficiales, de menor tamaño, que no requieren sutura y con bordes lisos, se puede emplear el pegamento biológico. Este tiene características similares a algunos pegamentos de uso doméstico, pero adaptado, para su uso sanitario.

Si la herida cumple los criterios anteriormente descritos, obtendremos unos magníficos resultados. Además, su aplicación se caracteriza por ser fácil, indolora y segura para el paciente.

ClozeX: despídete del “steri-strip”

En la práctica quirúrgica están presentes las investigaciones científicas sobre la aceleración en la curación de heridas y sobre suturaciones rápidas. De hecho, una startup estadounidense ha desarrollado un sistema que permite suturar heridas de forma rápida y eficiente. Incluso si son profundas.

ClozeX, es un sistema que se adhiere a ambos bordes con el fin de de unir las dos partes con tan solo tirar de los extremos del sistema.

Sus resultados son sorprendentes. Con un pequeño gesto obtenemos gran facilidad para cerrar la herida de una forma limpia. Además, contribuye a su regeneración en un menor plazo de tiempo.

Jeringa para parar hemorragias

Desde hace unos años, se ha aprobado este dispositivo de uso militar para parar hemorragias en soldados.

Funciona de una forma muy simple. Esta jeringa inyecta en la herida abierta docenas de pequeñas esponjas comprimidas que se expanden al contacto con la sangre. Esto permite taponar la perforación y detener la hemorragia.

Es un instrumento muy valioso en situaciones extremas a las que se enfrentan los soldados puesto que aporta un tiempo extra para poder trasladar al afectado a un hospital y salvarle la vida.

Nació de la firma estadounidense RevMedx con el fin de utilizarse en el campo de batalla. Pero el gobierno de los Estados Unidos ha dado un gran paso y ha aprobado su uso para civiles. Su objetivo principal es de salvar muchas vidas en situaciones de accidentes y catástrofes. Además, se están abriendo líneas de investigación para adaptar su uso a la ginecología en situaciones en las que aparezcan hemorragias post-parto en pacientes fuera del ámbito hospitalario.

¡Próximamente os traeremos otros productos sanitarios más sorprendentes si cabe!