Una pila de libros amontonados

Descubre con nosotros cómo preparar eficazmente unas oposiciones y, así, aspirar a lo más alto

Septiembre da la bienvenida a las ansiadas oposiciones de diferentes disciplinas. Desde este mes hasta el próximo verano, un gran porcentaje de españoles va a intentar conseguir un puesto en el sistema público.

La forma de prepararse unos exámenes de tal magnitud es muy personal. Depende en gran parte del tiempo disponible de cada uno y su capacidad de memorización. Sin embargo, estos consejos o trucos pueden servirte para aumentar tu productividad, mantener la calma y dejar de lado los miedos.

Consejos y trucos

  1. Elegir la oposición

Lo más importante es elegir la oposición u oposiciones a las que nos queremos presentar, esté publicado ya el documento oficial o no. Hay muchas consejerías que ofertan plazas para el mismo perfil en los que distan en tan solo unos cuantos temas. O quizás prefieras presentarte a distintas comunidades.

Si decides comparecer en más de un examen, por ejemplo, de dos comunidades diferentes,  debes establecer lo siguiente. Elige el temario de la que más te interese, ya sea por la ubicación o donde tengas mayor probabilidad de obtener plaza. Los temas que sean diferentes ya los estudiaréis unas semanas antes de presentarte por la otra comunidad.

Por ejemplo, si te presentas por Extremadura y Madrid existe un 80% de probabilidades de que la parte específica del temario sea muy parecida, incluso idéntica y solo se diferencien en la parte de legislación propia de esa comunidad. Si decidís prepararos a fondo las de Extremadura, no os preocupéis por la legislación de la Comunidad de Madrid. Ya las repasaréis cuando se aproxime la fecha del examen de Madrid.

  1. Organizar el temario

Es imprescindible redistribuir por áreas el temario que tengamos a mano, ya sea de la academia o de Internet. Es decir, aquellos temas que tengan contenido similar o en común, vamos a estudiarlos seguidos.

Puede parecer una simple minucia. Pero, por poner un ejemplo práctico, los temas 9 y el 31 son muy parecidos y los estudiamos con mucho tiempo de diferencia. De esta forma no reforzamos las ideas.

En el caso de enfermería de cara a las oposiciones de sanidad, podríamos distinguir cuatro partes diferentes:

  • Bloque de Legislación e Informática
  • Bloque de Atención Primaria y Salud Pública
  • Bloque de Gestión
  • Bloque de cuidados
  1. Carrera de fondo

Estudiar una oposición es como una carrera de fondo. Si te machacas a hacer sprints, que lo podríamos achacar a largas jornadas de estudio de 12 y 15 horas nada más empezar, vas a estar más que ‘out‘ a las pocas semanas de empezar.

Si llevas mucho tiempo sin estudiar, ya sea porque has estado trabajando o porque te has quedado en blanco nada más volver del verano, nuestro consejo es que empieces por fases, igual que si fuéramos a empezar a correr por primera vez.

Puedes empezar con esta pauta:

  • La primera semana: 4 horas de estudio diario de lunes a viernes. (El fin de semana para desconectar)
  • La segunda y tercera semana: subimos a 6 horas, igual de lunes a viernes
  • A partir de la cuarta semana: 8 horas también de lunes a viernes

Lo mejor es que una sea constante para sacar el máximo provecho a esas horas de estudio,  y no encerrarse a estudiar y estudiar para terminar quemado.

  1. Organiza, subraya, haz esquemas, memoriza y haz muchos test

La herramienta más importante para obtener unas oposiciones óptimas es la práctica de exámenes o test. Es el método con el que más vas a aprender y donde verás tus propios fallos, para posteriormente corregirlos. Haz los ejercicios de cada tema una y otra vez. Cuando estés cansado de estudiar haz muchos más para ir automatizando las respuestas.

  1. Elimina posibles distracciones

Coge un reloj y permítete 5 minutos de descanso cada 2 horas. Deja el móvil apagado, y alejado de ti para no caer en la tentación.

Otro de nuestros consejos es que visites tu la biblioteca más cercana para estudiar. El comprobar que no eres el único estudiando te ayuda a concentrarte y aguantar más tiempo sentado en la silla.

  1. Sal, diviértete y practica deporte

¡Este es un punto fundamental! ¡Estás estudiando una oposición, no estás en un campo de concentración! Sal con tus amigos, tu pareja o tu familia a dar una vuelta, o al cine o de excursión.

Haz deporte, estar activos físicamente no solo disminuye los niveles de ansiedad y nuestros miedos, nos da más energía y motivación. Así aumentará nuestra productividad.

Puedes elegir un deporte nuevo o uno que te guste mucho y vayas marcándote objetivos/ progresos también semanalmente. Así aumentará tu motivación en ese deporte e indirectamente la trasladarás a la nueva rutina de estudio.

  1. Alimentación

Una alimentación sana y equilibrada es esencial en cualquier momento de nuestra vida. Respecto a las oposiciones, es importante que hagas comidas con energía y nutritivas antes de ponerte manos a la obra. Te dará ese ’empujón’ que necesitas y evitarás picotear entre horas.

Y como decía Wiston Churchill: “La actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia”. ¡Así que a por este nuevo reto!