Verano

¿Se van realmente de vacaciones?

El verano es el tiempo en el que, normalmente, las personas nos vamos de vacaciones, desconectamos y recargamos pilas para el otoño. Sin embargo, parece que los políticos no se van a ir de vacaciones, con el permiso de Pedro Sánchez, que planea irse del 3 al 24 de agosto. El presidente del gobierno solo se va tres semanas de vacaciones.

El Partido Popular ha realizado su congreso en mitad del verano tras la dimisión de Mariano Rajoy. No olvidemos que se presentaron seis precandidatos. Los afilados hicieron una criba para que salieran los dos más votados: Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría. Finalmente, los compromisarios, por el 58%, eligieron a Pablo Casado como nuevo líder del PP. Este se ha estrenado con la intención de rearmar ideológicamente al partido. Sin embargo, ya ha realizado declaraciones polémicas diciendo que no hay papeles para todos a raíz del asalto de seiscientos inmigrantes en Ceuta. (No olvidemos que emplearon cal viva contra Guardias Civiles a diferencia de otros asaltos.) No es la primera vez que escuchamos una declaración de este tipo, Celestino Corbacho, ministro socialista de Trabajo e Inmigración bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, opinó también que no había papeles para todos.

Repartir cargos a amiguetes, la práctica habitual

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, propuso el nombramiento como presidente de la empresa pública Ingeniería y Economía del Transporte (Ineco) a Jordi Garcés-Ferrer, catedrático de Política Social de la Universidad de Valencia. Éste fue condenado por el Tribunal Supremo por apropiarse del proyecto de un alumno en la Escuela Universitaria de Trabajadores Sociales. Se ha generado tal revuelo que han desistido de su nombramiento. Aunque no es la única polémica con la política de nombramiento en el gobierno de Pedro Sánchez: casi la mitad de la Ejecutiva del PSOE está dirigiendo organismos y empresas públicas por lo que los salarios suman más de 2 millones de euros.

Tampoco podemos olvidar que el partido socialista no ha sabido calmar al sector del taxi.

Los ciudadanos hemos sufrido las consecuencias de una huelga en la que la libre circulación ha brillado por su ausencia. Sin embargo, el conflicto no se ha generado de un día para otro: ya en el