Primarias PP

Temporal en Génova: la sucesión de Rajoy hace temblar las bases del PP

Tras la dimisión de Mariano Rajoy en todos sus cargos, las primarias del PP suceden a una velocidad vertiginosa. Tal es la velocidad que están sucediendo muchas cosas extrañas. Primeramente se rechazó la precandidatura de un pretendiente, José Luis Bayo, expresidente de Nuevas Generaciones de la Comunidad Valenciana, por no reunir los avales necesarios. Ante esta negativa, el excluido amenazó con acudir a los tribunales si el partido no rectificaba e investigaba los ‘obstáculos’, bajo su punto de vista, para participar como candidato. Según Bayo, contaba con ‘pruebas’ relativas a que sus avalistas estaban al corriente de pago, siendo este el error señalado por la Comisión Organizadora del Congreso.

Los medios de comunicación ya han mostrado que más de mil militantes se han quejado de no poder inscribirse para votar a su presidente. Desde no coger adrede las hojas de inscripción en las sedes o, directamente, no haber creado mecanismos para la recogida de las hojas de inscripción; pasando por cerrar sedes en horarios de apertura habituales hasta la ausencia de información sobre los mecanismos de entrega o la negativa para entregar resguardos de las hojas de inscripción entregadas.

¿Juego sucio en las primarias del PP?

La portavoz del PP de Madrid y vicesecretaria de Comunicación del PP de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, no descarta el ‘fuego amigo’ en las informaciones sacadas sobre el máster de Pablo Casado. Recordamos que la Universidad Rey Juan Carlos en un primer momento aseguró a la juez, Carmen Rodríguez-Medel, responsable de investigar el máster del candidato popular que no encontró ninguna información, pero cuando éste mostró las copias de sus documentos en Twitter, la universidad “encontró” a los dos días la documentación que se resistía a ser encontrada. No sabemos el interés, o la verdad, de todo esto, aunque la universidad ha cambiado tantas veces de versión que no sabemos a que a tenernos. Incluso la juez ha pedido a la URJC que se aclare.

Finalmente, las malas lenguas insisten que la baja inscripción de militantes en las primarias se debe al interés del partido en controlar lo más posible las elecciones. El aparato no piensa ceder a los militantes el poder de controlar quién será el siguiente presidente del PP, por lo que parece. Para colmo, se ha publicado que Soraya Sáenz de Santamzaría intentó “vender la cabeza de Mariano Rajoy a cambio de elevar la suya” con los partidos de la oposición en mitad de la moción de censura. Viendo lo visto, la opción más probable ahora mismo es terminar como ‘el rosario de la Aurora’. Un problema aún más agudo cuando Cospedal y Soraya están inmersas en una guerra fratricida sin importar abrir en canal al partido.

¿Quiénes serán los candidatos que no pierdan nada por el camino?