Es importante saber distinguir la denuncia de la querella y la demanda

Muchas veces nos encontramos con noticias que utilizan indistintamente los términos de denuncia y demanda. O que simplemente titulan la querella como criminal. Pues bien, nada más lejos de la realidad. Se trata de términos que, si bien tienen relación entre sí, son distintos. Por ello, en este artículo vamos a especificar cada uno de ellos, para poder diferenciarlos adecuadamente.

Denuncia

Nos referimos a una declaración, verbal o por escrito. Se realiza ante el Juzgado de Guardia o ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El objetivo consiste en darles a conocer unos hechos que se han producido y de los que se tiene conocimiento. Acto seguido se procede a perseguir al autor de un ilícito penal.

Pero no por ello se pasa a formar parte de ningún proceso penal. Serán dichos entes los que, en su caso, darán parte al Juzgado correspondiente, siendo considerado el denunciante como testigo, a expensas de que posteriormente pase a ser parte del proceso.

Querella

Se trata de un documento firmado por abogado y procurador que, al igual que la denuncia, sirve para iniciar un proceso penal. Si bien tiene que redactarse por escrito obligatoriamente. Dicho escrito se presentará ante el órgano judicial correspondiente.

A diferencia de la denuncia, en la querella, además de la exposición de los hechos, hay que calificar penalmente el delito. Incluye la identificación del culpable y la solicitud concreta de las penas que se impondrían al autor de dicha infracción. Por tanto, al escuchar hablar de querella “criminal”, encontramos una expresión carente de sentido, ya que la querella sólo tiene cabida en éste ámbito.

Además, al presentar una querella, por un abogado normalmente, se pasa a ser parte procesal del procedimiento penal, asistido de abogado y procurador. Con la presentación de la denuncia sólo se adquiere la condición de testigo, en su caso, con el matiz anteriormente comentado.

Demanda

Sería un documento firmado también por abogado y procurador, y presentado ante el órgano judicial que corresponda. Con ello se ejercitan derechos en la vía civil, laboral, contencioso-administrativa o mercantil.Demanda

Por tanto, no es un forma de iniciar un proceso penal, a diferencia de la denuncia y la querella. Nos encontramos ante un escrito que busca iniciar un proceso de las vías antes mencionadas. Así se obtienen respuestas satisfactorias por parte del órgano judicial, con una decisión que recoja la petición de su derecho.

La estructura de la demanda sería: exposición de antecedentes de hecho, fundamentación jurídica de la petición y concreción del derecho solicitado.

Esperemos que este artículo sirva para diferenciar estos conceptos que tantas veces se confunden en el vocabulario común.