Corrupción en Valencia: un vergel para los partidos políticos

No solo el PP tiene problemas con la justicia en la Comunidad Valenciana; el PSPV, Compromís y el Bloc Nacionalista Valencià parece que también quieren unirse a la fiesta. El PP denunció en el juzgado una supuesta financiación irregular del PSPV, Bloc y Compromís en el 2007. El juzgado ha abierto diligencias por presuntos delitos electorales, prevaricación, falsedad documental continuada y malversación de caudales públicos cometidos entre los años 2007 y 2011. Es decir, esto huele a corrupción en Valencia.

El centro de la trama se situaría en la agencia de comunicación Crespo Gomar que organizaba los actos electorales, pero terceras empresas, principalmente constructoras, se hacían cargo de los pagos. ¿A alguien le suena la estructura de la trama Gürtel?

¿Estamos ante una Gürtel a la valenciana?

Empecemos por el principio, la agencia Crespo Gomar, tuvo como presidente a Alberto Gomar, el hijo del ex-teniente alcalde socialista del Ayuntamiento de Gandía, Antoni Gomar. A través de correos electrónicos se habría descubierto una posible trama con empresas públicas y privadas para la campaña electoral en las elecciones del 2007.

Además, también podrían estar implicados tres ministerios del gobierno del presidente socialista Jose Luis Rodriguez Zapatero: Sanidad, Vivienda y Medio Ambiente. La investigación apuntaría a que los importes coincidían al milímetro con los trabajos realizados para los socialistas. Ante la complejidad del asunto, el juzgado podría inihibirse en otros órganos judiciales.

Esto es por la parte del PSPV, ahora veamos al Bloc. La misma empresa, agencia de comunicación Crespo Gomar, habría realizado trabajos para el Bloc. Existirían documentos e importes de facturas que aputarían a cómo se habría pagado la campaña electoral del partido en el 2007. Según las informaciones, podría estar implicado Lluis Miquel Campos, jefe de gabinete de Enric Morera, presidente de las Cortes valencianas.

Ya han imputados a veintiéis personas con esta supuesta trama, ¿cuándo reaccionarán el PSOE, Compromís o Bloc? ¿También esconderán la cabeza debajo del ala como otros partidos? ¿Qué dirán de Cristina Narbona, presidenta actual del PSOE, que fue ministra de Medio Ambiente cuando se adjudicaron los contratos?