Su segunda temporada ha mejorado respecto a las últimas series

Luke Cage es una leyenda en las calles de Harlem después de lo ocurrido en la primera temporada. Ahora sus planes de proteger a todo el barrio le van a costar bastante. Con la llegada de un nuevo y poderoso enemigo, Luke se encuentra en una situación que esta entre ser héroe o villano.

Esta segunda temporada se ha estrenado el 22 de junio. Coincidiendo, así, con el comienzo de las vacaciones de los estudiantes y el verano. Se puede decir que es el mejor momento para estrenarla. La temporada consta 13 episodios y todo hace pensar que la serie habría salido ganando con menos. Pero pese a ello, la mejora es clara respecto a la primera.

El regreso de Luke

Luke ha vuelto y, por ahora, sigue siendo unas de las series más populares de Netflix. Sin embargo, los síntomas de agotamiento creativo están ahí y no tenía muy claro que la cosa fuese a mejorar con la segunda temporada. Tras ver los episodios no puedo decir que sea un cambio, pero sí que toma la mayor parte de lo que me gustó de la primera y plantea un escenario estimulante con la llegada de un nuevo y poderoso villano.

La vida de Luke Cage experimentó un giro al final de la primera temporada, donde en la serie The Defenders solucionaba el problema y ahora era turno de su nueva aventura en solitario. La temporada comienza con él integrado sin dificultad en el barrio de Harlem, pero, poco a poco, vamos viendo que no es exactamente así, sobre todo por cómo va afectando a su relación con Claire.

La serie va introduciendo progresivamente a un nuevo villano, que puede que no goce de la misma invulnerabilidad que nuestro protagonista, pero sí que parece que juega en la misma liga. Su exhibición física en el primer episodio ya nos va adelantando lo que tendrá que ser una gran pelea contra Luke. La verdad es que Bushmaster representa una gran amenaza para nuestro protagonista. Es cierto que se lo toman con un poco de calma para materializarlo, pero el primer enfrentamiento entre ambos es de los que dejan huella y perfilan la rivalidad que va a existir entre ambos en episodios venideros.

Mariah, la verdadera villana de la serie.

Al principio de la primera temporada parecía que Cottonmouth iba a ser el gran enemigo de Luke. Después, la serie dio un giro que hizo que esa posición recayera en manos de Mariah: una ambiciosa mujer que no duda en hacer todo lo que esté a su alcance para salirse con la suya, ya que está convencida de que Harlem la necesita.

El personaje tiene unas virtudes increibles y las explota de forma metódica, pero sugerente. Además merece la pena destacar la adicción de su hija, ya que la complicada relación entre ambas es otro de los hilos argumentales de la temporada que da lugar a escenas muy conseguidas, la mayoría de ellas basadas en los diálogos.
También hay otros villanos con un ligero peso en la trama. Al contrario de lo que sucede con Shades, quien perfectamente podría haber acabado relegado al papel de comparsa de Mariah. Él es uno de los que más se beneficia de esas conversaciones mejor planteadas desde el guion y se aprovecha de ello para mostrar otra cara del personaje, ya que detrás de esa sabandija criminal también hay alguien con principios.

La cambio de Luke

En esta segunda temporada también conviene destacar lo cuidado que está el arco del personaje de Luke. Empezando por esos ataques de furia, que no tardan en traerle problemas en su relación con Claire, continuando con la necesidad de ejercer como héroe de Harlem o asumiendo cuál tiene que ser su papel en la zona. El protagonista pasa de ser un Héroe a ser un antihéroe. Es lo que más engancha de estas series, los cambios que tienen el héroe por las diferentes situaciones a las que se ve sometido: podrá ser un héroe, pero en esencia es otro humano mas.

Continuidad a las otras series de Netflix

Como no podía ser de otra forma, sabes en qué momento se desarrolla la serie gracias a los demás personajes. Misty perdió el brazo en la serie The defenders, y aquí la vemos sin brazo. En los cómics Iron Man le dio la prótesis, aunque la nueva imaginación de Netflix tiene mucho sentido para la serie. Misty no ha tenido ningún contacto con Tony Stark, pero Danny Rand es igual de rico y le debe uno por la ayuda que le brindó durante su rescate de La cocina del infierno (Hell’s Kitchen).

También destacar que en la serie sale Danny RandIron Fist, para ayudar a Luke; Colleen Wing, la novia de Danny que ayuda a entrenar a Misty y también nuestro abogado favorito: Foggy Nelson (antiguo aliado y amigo de Daredevil).

Una serie de superhéroes muy humanos

Haciendo balance, la serie me ha gustado mucho porque no es la típica serie de superhéroes básica: se salvan la vida y todo es felicidad. Aquí hay muchos personajes, con sus vidas y todo lo que conlleva este tipo de vida para sus relaciones. Además, la banda sonora es increíble en conjunto con el guion y la composición de los planos. De hecho, para ser una serie, tiene muy buenos efectos especiales. Lo único negativo de la serie es que, a veces, la historia decae y se hace un poco pesada.

Si eres fan de Marvel y de sus cómics es altamente recomendable.

Si quieres saber mas de Marvel solo tienes que hacer click aquí