Ruth Lorenzo, tu cara me suena…

Ruth Lorenzo es una de las cantantes españolas más destacadas, capaces y con renombre a nivel nacional e internacional. Algunos la conocerán en su paso por la 4ª edición del concurso Tu Cara Me Suena. Otros del festival de Eurovision de 2014, cuando representó a España con Dancing In The Rain obteniendo un bien merecido Top 10.

Pero antes de llegar allí tuvo que pasar mucho más. Desde que participara en el concurso The X Factor del Reino Unido en 2008, su fama fue creciendo progresivamente, en España y fuera de ella. Hecho que no es de extrañar que con su tremenda voz, la cual ha ido cosechando admiradores alrededor del mundo.

Su último álbum titulado Loveaholic está producido por Raspberry Records, discográfica independiente propiedad de Ruth Lorenzo. Este segundo álbum está teniendo muy buena acogida: el día de su lanzamiento alcanzó la tercera posición en iTunes España y se colocó como el noveno disco más vendido en su primera semana en el mercado. Todo esto lo podíamos entrever con el éxito del single Good Girls Don’t Lie, que ha estado más de 10 semanas en la lista de los 40 Principales. 

¿Loveaholic?

Es un concepto ideado por la artista Ruth Lorenzo, término que también titula el álbum de su nuevo trabajo discográfico. En palabras de la cantante: el subidón del amor engancha, pero el bajón aún más”.

Ruth se nos presenta en su último disco con cruda sinceridad, despojada de todo edulcorante. Se declara a sí misma como “amorcólica” y cree que la mayoría entramos en esta misma clasificación. Eso sí, el amor es una adicción para casi todos y, como todas las adicciones, no es recomendable. Al menos, esta adicción es sólo por el beneficio del resultado musical:

Las cosas no funcionan si gana el ego, cuando gana el arte es cuando se puede hacer algo grande

Tras escuchar el disco, podemos comprobar y aseverar que en Loveaholic ha ganado el arte. Toda la crudeza del mensaje que nos transmite Ruth Lorenzo sobre la adicción del amor se siente en cada canción, en cada melodía y en cada arreglo. Un trabajo discográfico lleno de verdad que se resume en el siguiente verso de Amanecer: 

Llorar es del que ama y amar la virtud que libera el corazón’

¿Cuál es el estilo musical más apropiado para expresar ‘crudeza?

¿Pop?

En Wikipedia aseguran que Loveaholic es estilo pop, pero esa etiqueta es tan amplia que resulta fría. Y es que tras escucharlo, es difícil quedar frío…Por eso, este redactor duda que el responsable de etiquetar este álbum como pop haya escuchado verdaderamente el segundo álbum de la artista murciana. Y si lo ha hecho, duda si reaccionará emocionalmente ante la música.

Loveaholic al detalle

La primera canción del disco, Bring Back The New sí que podría considerarse como pop. De hecho, recuerda al pop de Lorde en Royals por varios aspectos:

  1. El inicio rítmico del tema con percusión que se mantiene como soporte de principio a fin.
  2. La melodía tranquila y clara, sin adornos, y rítmica.
  3. Los coros de varias voces al llegar al estribillo.
  4. La ascendente progresión en fuerza, añadiendo a lo largo de la canción más voces e instrumentos.

Pero en la siguiente canción Ruth Lorenzo ya entra de lleno en el núcleo del mensaje de Loveaholic: el amor como adicción. Good Girls Don’t Lie, segunda canción y primer single del álbum, lo deja muy claro: no te enamores de mí porque las buenas chicas no mienten. Esta canción, desde luego, difiere bastante de la primera. Parece pop al principio, pero progresivamente va tirando al rock, especialmente en el estribillo: no sólo en los arreglos musicales y los instrumentos (piano, guitarra, batería, bajo), sino también en la voz de Ruth.

Tenemos más motivos para clasificar Loveaholic bajo la etiqueta de rock-pop.

Hacia el final del álbum hay una colaboración estelar por parte de un mítico guitarrista actual de rock. En Another Day el piano y la melíoda vocal de Ruth Lorenzo sugieren una tranquila balada pop. Avanza la canción y entran la batería y el bajo y, más tarde, escuchamos un despampanante solo de guitarra de Jeff Beck. ¿El resultado? Una típica balada rock-pop de los años 80.

El eclecticismo de la cantante Loveaholic, Ruth Lorenzo

También nos quedaríamos cortos con la etiqueta rock-pop restringiendo muchas otras influencias de estilos musicales que se dejan sentir en Loveaholic. Ruth Lorenzo es capaz de cantar en pop, rock, heavy, ópera (estilo con el que empezó a educar su voz) y mucho más. Y así lo demostró en el programa de Buenafuente:

Así, escuchamos en Loveaholic la influencia y el sabor de muchos más estilos musicales. Por ejemplo, hace un bonito guiño hacia la cultura de su país natal, España, fusionando un típico tema dance con toques de guitarra española:

El disco completo lo puedes escuchar en Spotify: