Los Philadelphia Eagles no le aseguran la titularidad la temporada que viene y podría buscar nuevos retos

El primer título de la Super Bowl ha supuesto un cambio significativo en la vida de Nick Foles para bien… o para mal. De nada parece servir el haber sido elegido merecidamente como MVP de la final. En las próximas semanas, el jugador de los Philadelphia Eagles podría abandonar la disciplina del equipo tras considerar que no seguirá como titular.

A pesar de la grandísima post-temporada del de Austin, no fue hasta mediados de diciembre cuando Foles tomó el mando de los Eagles. El hasta entonces quarterback titular, Carson Wentz, sufrió una rotura de ligamentos en su rodilla. Y, aunque se trate de una grave lesión, los propietarios y equipo técnico del conjunto de Pensilvania tienen fe ciega en Wentz. Así que es muy probable que vuelva a tomar las riendas del equipo en cuanto esté recuperado al 100%.

Sorprende, desde luego, que un MVP de la Super Bowl tuviera que abandonar. Pero la situación es la que es. Nick Foles necesita tener una ‘charla con la almohada’ y decidir su futuro. Los Eagles incluso se plantean darle la carta de libertad para que pudiera triunfar en otro equipo, tal y como anuncian algunos diarios americanos. Sin embargo, es poco probable que esta situación vaya a ponerse en práctica.

Por otro lado, pretendientes no le van a faltar al jugador de 29 años. Los Jets, Broncos, Cardinals y Bills tienen el capital necesario para hacerse con los servicios del quarterback. Ven en al MVP a su futuro jugador estrella y están dispuestos a ofrecerle un contrato de ‘muchos ceros’. Cualquiera de los cuatro equipos ganaría mucho con su posible contratación.

Al final, la última palabra la tendrá el propio Nick Foles. ¿Continuará en el actual campeón de la NFL, a riesgo de seguir a la sombra de Wentz o por el contrario decidirá cambiar de aires para triunfar en otra franquicia? Sea cual sea su decisión, seguro que elegirá sabiamente.