Finales de Enero, ya ha pasado tiempo desde Año Nuevo y es ahora cuando nuestros propósitos deportivos pueden empezar a flaquear.

Es que hace mucho frío… No tengo motivación… No mejoro en los entrenamientos… No consigo bajar de peso… Excusas hay muchas, pero hoy te vamos a dar unas soluciones en forma de consejo para que este no sea tu caso:

En grupo, todo es mejor

La Navidad es una época de juntar a la familia, los amigos… ¡Pero es hora de juntar a los deportistas! Busca gente en tu barrio o conocidos que tengan objetivos similares a los tuyos y unid fuerzas. Trabajar en grupo y sentirte apoyado aumenta enormemente tu motivación por alcanzar tu objetivo.

Objetivos claros

Debemos huir de propósitos tipo “bajar de peso” “salir a correr” “comer mejor”… Fíjate un objetivo claro con fecha y hora, como por ejemplo el 10k de tu barrio o llegar a pesar X kgs en determinada fecha, la existencia de un objetivo claro te ayudará a recordar por qué te esfuerzas y a no tirar la toalla.

Tendremos que tener en cuenta que esos objetivos sean realistas, siendo sinceros, es casi imposible pasar del sofá a ser finisher de un IronMan sin embargo, hay toda una serie de escalones previos mucho más accesibles desde tu situación actual, solo hay que encontrar el que mejor se ajuste a tu caso.

Ayuda profesional

Los profesionales del deporte (entrenadores, entrenadores personales, nutricionistas, fisioterapeutas…) son tu mejor aliado para alcanzar cualquiera que sea tu objetivo. Al ponerte en manos de uno de ellos, estás apostando al caballo ganador en cuanto a alcanzar metas se refiere, ¡no lo dudes más!

Por supuesto, siempre deberemos asegurarnos de que la persona en la que vayamos a depositar nuestra confianza es un verdadero profesional, no dudes en pedir titulaciones homologadas y experiencia laboral antes de contratar a cualquier supuesto profesional.

Los calendarios no solo indican las fechas

Utilizar un calendario o una agenda para ir anotando nuestro progreso es una de las mejores formas de automotivación.  Nada motiva más que ver como progresamos poco a poco y que nuestros esfuerzos dan fruto. Utiliza un calendario o una agenda del bolsillo para ir anotando resultados, entrenamientos o sensaciones y así ser consciente de tus progresos.

Esperemos que tras estos breves consejos hayáis cogido aquello que os falte para continuar quemando esos turrones navideños y lo deis todo por cumplir esos propósitos que os marcasteis, ¡a por ello!