Un 'Wonder Boy' en racha durante un encuentro de Euroliga.

El público del Real Madrid de Baloncesto pide a gritos la continuidad de la joven perla eslovena

El último día del año 2017 dejó en el Wizink Center una imagen llamativa. Coincidiendo con el derbi Real MadridEstudiantes, Luka Doncic recibió una cálida ovación por parte del público madridista tras haber anotado el propio jugador esloveno una de esas magníficas canastas a los que ya nos está empezando acostumbrar.

¡LUKA QUÉDATE! ¡LUKA QUÉDATE!… era el cántico que se escuchaba en las gradas del antiguo Palacio de los Deportes y que cada vez se está haciendo más habitual. Todo el mundo es consciente de que el ‘7’ del Madrid tiene algo que lo hace especial. Talento, personalidad, polivalencia o liderazgo son algunas de las virtudes por las que cada vez más suspiran en la NBA. Pero Doncic lo tiene claro.

“¡Esta es mi casa!”, son las palabras que captaban las cámaras de televisión de un Luka Doncic que señalaba con el dedo índice al parqué del feudo blanco. Toda una declaración de intenciones que no deja dudas respecto a su futuro. El esloveno quiere triunfar en el Real Madrid y se nota cada día en su expresión corporal, en cómo disfruta liderando al nueve veces campeón de Europa.

Con apenas 18 años y 10 meses, el esloveno está llamado a ser uno de los mejores jugadores del mundo de la próxima década. Ya lo dice otro mago del balón como es Vasilis Spanoulis, estrella del Olympiacos: “Es un fenómeno. Creo que es el tipo de jugador que aparece una vez en 50 años”. Hay gente que ya le compara con Drazen Petrovic, otra leyenda del baloncesto.

Los números de Doncic esta temporada están siendo de auténtico escándalo. En Liga Endesa anota 14,8 puntos por partido y promedia 20,1 puntos de valoración (tercero mejor de la liga). Además, acaba de ser galardonado como el MVP de diciembre en la ACB, siendo el jugador más joven de la historia en recibir este galardón. Pero si sus cifras en la principal competición doméstica ya eran buenos, en Euroliga son de otro mundo. Con un promedio de 18,6 puntos anotados y una media de valoración de 26 puntos colocan a ‘Wonder Boy’ entre los mejores jugadores de Europa.

¿El techo de este jugador tiene límites? Con el Eurobasket 2017 bajo el brazo, lo que es incuestionable es que el joven Doncic está destinado a hacer grandes proezas en el mundo del baloncesto, y esperemos poder disfrutarlo muchos años más en Europa. ¡LUKA QUÉDATE!